quienes han reconocido mi problema y el de los otros habitantes del mar, se esfuerzan como pueden.

Algunos vienen en barquitos y sacan los residuos del agua, otros piensan en una forma de vida sin este horrible plástico.

Un grupo de personas fabulosas merecedoras de ser agradecido en particular, por su manera sostenible en lo que se refiere a “Evitar el plástico”.

Crearon un proyecto que incluso lleva mi nombre.

El proyecto Biobaula tiene como objetivo abandonar el plástico de una manera muy especial y es sinónimo de protección activa de la naturaleza a través de la venta de productos de limpieza sin una botella de plástico. De esa manera, habrá menos desperdicios que puedan caer en casa.

 

 

0